Actualizado en noviembre de 2019

Las opiniones son divididas en el momento de decidir si es mejor comprar carros usados o carros cero kilómetros. Los carros de segunda pueden darte ciertas ventajas, sólo hay que fijarse en algunos detalles. Por eso te preparamos esta guía con las ventajas, desventajas y otras recomendaciones para comprar un carro usado.

Carros usados: ¡buenos, bonitos y baratos!

La gran mayoría del mercado lo componen vehículos en buen estado. Muchos se venden porque los dueños están pasando por apuros económicos, o simplemente necesitan el dinero para financiar un carro nuevo que satisfaga otras necesidades (más grandes o rendidores).

La realidad es que los carros usado tienen bastantes ventajas para quienes creen en las 3 “b”: buenos, bonitos y baratos. Esto se refleja en los números, hasta octubre de 2019 se han vendido en promedio 3,5 carros usados por cada auto nuevo que sale del concesionario.

 Ventajas de los carros usados

  • Son baratos

Los carros usados pueden costar hasta un 50% menos que sus contrapartes nuevas. El kilometraje dictará el precio final del vehículo. Pero ojo, un kilometraje alto no necesariamente se traduce en un auto “regalado”. Puede que el resto de sus accesorios estén en perfecto estado y aumenten su valor.

  • Ya están probados

Muchas veces no sabemos la verdadera calidad de un modelo de carro hasta ya recorrida una cierta cantidad de kilómetros. Aquí es donde los carros usados son una gran ventaja, pues la mayoría de las veces ya ha recorrido al menos los primeros y cruciales 5 mil kilómetros. Esto te dice que estás ante una máquina fiable para, al menos, un par de años más.

  • Necesitan menos papeleo

Al comprar carros de segunda, muchos documentos fueron tramitados y sólo tienes que renovarlos cuando sea necesario. La matrícula y la revisión técnica estarán incluidas en el vehículo, lo que te ahorrará trámites engorrosos y algo de dinero también.

  • Permiten más negociación

Cuando compras un vehículo nuevo, el precio es el determinado por el concesionario, según el equipamiento que tenga, y no hay mucho que hacer al respecto. Esto no es tan así con los carros usados, en donde el cliente siempre puede regatear o conseguir un mejor precio con algo de habilidad para tranzar.

Recomendaciones para comprar un carro usado

Por supuesto, no siempre todo sale bien. Hay carros de segunda desajustados y con problemas que vendedores inescrupulosos intentarán ocultar. Así que para que evites malos ratos, sigue estas recomendaciones para comprar un carro usado:

  • El color del humo que emite

El humo que sale por el sistema de escape dice mucho del estado de los carros usados. Siempre tiene que ser blanco y uniforme en su color. Si tiene tonos azulados o negros, es porque el motor está quemando aceite y hay piezas que necesitan cambiarse. Sumado a esto, los expertos aconsejan darle arranque al carro y fijarse muy bien en los ruidos que emite al hacerlo andar. Como regla general, un auto en buen estado siempre arranca en primera marcha y sin ningún ruido estruendoso.

  • El estado de la caja eléctrica

Algunos talleres dicen que van a revisar toda la parte electrónica de los carros usados y muestran unos cables y nada más. Esta revisión no puede hacerse sin escáner, por lo tanto, debes exigir este tipo de chequeo para el vehículo y no otro. El escáner es el único capaz de detectar fallas en los sistemas electrónicos del auto. El cableado de estos sistemas rara vez entrega información sobre el estado los carros usados.

  • El motor y sus partes

Para determinar si el motor del carro está en buen estado o no, lo más importante es confirmar si sus partes son originales y cuáles se reemplazaron. La forma y el color te ayudarán a darte cuenta de esto. Un motor sin modificaciones presenta una uniformidad entre sus partes: todas se verán del mismo tamaño, la misma forma y color.

Si una de ellas no hace juego con el resto del motor, probablemente sea una pieza genérica. En estos casos, se debe hacer una revisión profunda de esa parte del motor en particular con la ayuda de un mecánico de confianza.

  • El kilometraje

Prefiere siempre carros de segunda con menos de 100.000 kilómetros recorridos y menos de 3 dueños. Un carro en promedio recorre 12.000 a 15.000 kilómetros en un año. También fíjate en el desgaste del timón y los pedales, te ayudará a evaluar el uso del carro.

  • Antecedentes de multas y comparendos

Revisar el historial de multas y comparendos de carros usados es clave para saber que se encuentra a paz y salvo con las autoridades de tránsito. Por otro lado, te ayudará a verificar que la persona que te está vendiendo el carro es el dueño legítimo. Hacer la consulta de comparendos es muy sencillo, gratis y online.

  • El seguro

Al momento de comprar un auto usado, muchos de los trámites necesarios para su circulación ya se realizaron. Es probable que el seguro del vehículo sea uno esos y el dueño puede traspasar la póliza a tu nombre para entregártelo asegurado. Sin embargo, esto debe ser aprobado por la compañía aseguradora y hay diversos puntos a considerar: la fecha de contratación, prima y siniestralidad del nuevo dueño, entre otros.

Esta revisión pueda causar que varíe el costo de la póliza, por eso te recomendamos cotizar tu propio Seguro Todo Riesgo a la hora de comprar carros de segunda. En Compara puedes hacerlo en sólo minutos y sin moverte de tu escritorio.

Fuente de imagen: Trenten Kelley via Compfight cc